item3aitem3a1

Laura Kesztenbaum

Ramos Mejía, Provincia de Buenos Aires. Argentina.

Publicado: Abril 1, 2008.

lkesztenbaum219c

Piezas de Laura Kesztenbaum.

Pocos son los que hacen su taller en un movimiento. El espacio en el que se trabaja en la mayoría de los casos se va ganando poco a poco. Es un proceso juntar cada uno de los elementos necesarios para tener un taller propio. Es distinto llegar a trabajar a un lugar que funciona ya como taller de cerámica, que crear el espacio desde cero.

Para el ceramista, el espacio de trabajo se convierte en el lugar donde pasa la mayoría de sus horas. Por esta razón, muchos prefieren instalarse en casa para poder estar pendientes de su producción, que requiere de constante supervisión. Para Laura, instalar su propio taller fue esencial para tener un espacio donde desenvolverse en su trabajo. Le tomó mucho tiempo y trabajo conseguir cada cosa que iba necesitando para hacerlo funcional.

El taller se mantiene ordenado por la necesidad de tener todo a disposición para trabajar. Laura ocupa varias pastas en su producción. Compra una pasta colorada preparada en paquetes de 25 kilos. Le da una primera horneada o bizcochada a 850-950 oC. La cocción del esmalte la hace a 1040 oC en uno de sus dos hornos eléctricos. También trabaja una pasta formulada para fuego directo conocida como “Pasta Española”. Es de color más anaranjado con pequeños brillos de mica.

Para producir las piezas trabaja con tres técnicas distintas. Algunos platos los trabaja con la técnica del molde seco, dando forma a una plancha de barro con un molde de yeso. También tiene platos hechos por pequeñas bolitas de barro juntadas sobre el molde. Otras piezas las trabaja directamente sobre el torno de alfarero. Algunos moldes de yeso también los trabaja con el método del vaciado de pasta líquida o barbotina de color blanco. Hace sus propios moldes de yeso y los va reemplazando cuando es necesario.

lkesztenbaum141c

Moldes con piezas en proceso.

Para la decoración de sus piezas, Laura invierte una gran parte de su tiempo. Una parte importante de su producción se ocupa en el Restaurante Mexicano: Frida Kahlo (Ciudad de la Paz 3093, Capital Federal). El restaurante, de ambiente bohemio, que es una reminiscencia de la excéntrica pintora, se complementa muy bien con la vajilla personalizada de Laura.

Cada plato lleva segmentos del diario de Frida Kahlo escritos sobre el plato húmedo en una fluida cursiva y resaltados con óxidos. Cada plato es distinto y se tienen que reemplazar constantemente por uso en el restaurante. Es encantador ver como aparece el escrito debajo de la comida. Después, la tentación de llevar el plato a casa es irresistible.

“...mundos entintados - tierra libre y mía. Soles lejanos que me llaman porque formo parte de su núcleo. Tonterías. ¿Que haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?”

Los escritos sobre los platos nos son una coincidencia. Además de sus estudios en la Escuela Nacional de Cerámica, Laura es profesora en Lengua y Literatura. Su interés por poner letras sobre la cerámica la ha llevado a hacer platos con letras de canciones y con dedicatorias. En ocasiones ha hecho platos para amigos poetas con sus poemas originales. Le gusta como se relaciona la cerámica con el texto y la palabra.

Para darles el acabado final esmalta con un transparente alcalino.

lkesztenbaum230c

Plato con escrito de Frida Kahlo.

Además de los platos con textos, también trabaja con diferentes diseños para decoración. No solo platos llevan su estilo; también móviles, lámparas y murales.

lkesztenbaum178c

Laura en su taller de Ramos Mejía.

Le gusta el proceso de hacer un mosaico a partir de muchas piezas chicas. Le parece interesante el proceso que implica hacer, romper y luego reconstruir en algo nuevo. Le gusta el proceso de interacción con sus clientes para encontrar algo que les agrade, y aun así, encuentra un espacio para expresarse.

En el futuro le gustaría trabajar en proyectos de mosaico en un lugar donde se puedan exponer permanentemente. También le gustaría participar de proyectos colectivos que no solamente se limiten al campo de la cerámica. Encuentra importante que los ceramistas interactúen con otros grupos para nutrirse más.

Cuando se le pregunta sobre como mantener un taller de cerámica en producción, menciona que es muy gratificante por tener mayor flexibilidad y poder investigar en campos de su interés. Aún así admite: “Me cuesta mucho transar”, no siempre es fácil vivir de una producción cuando tantos productos se comercializan en un ambiente de engaño.

Aunque firma sus trabajos con su nombre, no le da gran importancia al registro personal; encuentra más satisfacción en que se use. En cuatro años que lleva con el taller de Ramos Mejía, ha logrado lo esencial para un ceramista: un espacio para crear.

Un agradecimiento especial a Laura Kesztenbaum por su generosidad en tiempo y su ayuda para conocer otros aspectos de la cerámica en Argentina.

 

 

ENLACES:

 

Laura Kesztenbaum - Arte Cerámico. Galería de imagenes.

http://www.laurakesztenbaum.blogspot.com/

 


lkesztenbaum255c

Horno eléctrico. Espacios de trabajo.

 

lkesztenbaum256c

Piezas en proceso en el taller de la artista.

 

lkesztenbaum257c

Pastas de para diversos usos. Piezas secándose.

 

lkesztenbaum258c

Piezas secas. Torno eléctrico para alfarería.

 

lkesztenbaum259c

Piezas en proceso de decoración.

 

lkesztenbaum260c

Espacios de trabajo del taller.

 

lkesztenbaum261c

Herramientas del taller. Pasta secándose sobre forma de yeso.

 

lkesztenbaum262c

Ensamble de cerámica y metal. Pruebas de esmalte.

 

lkesztenbaum263c

Trabajo de Laura Kesztenbaum. Mural de la Profesora Elena Falcón.

 

lkesztenbaum264c

Platos de Laura Kesztenbaum.

 

lkesztenbaum265c

Murales de Laura Kesztenbaum.

 

lkesztenbaum266c

Mural de Laura Kesztenbaum y detalle.

acatras
acatras1acatras