item3aitem3a1

FARA (Fábrica Argentina de Refractarios y Afines)

Pilar, Provincia de Buenos Aires. Argentina

Publicado: Abril 1, 2008.

fara412c

Interior de la fábrica de refractarios.

La planta de FARA se encuentra en el Partido de Pilar en Provincia de Buenos Aires. Es considerada una de las fábricas de materiales refractarios más importantes del país. Produce material para varias industrias manteniendo un riguroso sistema de control de calidad. Es importante notar que otras industrias requieren material refractario de calidad como la siderúrgica, la cementera y la vidriera, etc.

En la cerámica, el ladrillo refractario tiene la importancia de ser el material con que se construye la herramienta más importante del trabajo del ceramista, el horno. La cualidades del ladrillo influyen en la vida del horno, los gastos de consumo de energía y otras consideraciones importantes en un taller.

Logramos una visita a la planta de FARA a través del Sr. Juan Carlos Blanco, quien nos presentó al Director Técnico de la planta, el Sr. Miguel Angel Cirino. El Sr. Cirino nos mostró el proceso completo de producción de la planta de Pilar.

La primera área de la planta es la de materias primas. La fábrica hace grandes compras de arcillas calcinadas y caolines. Se adquieren también grandes cantidades de bauxita para subir el contenido de alúmina en las pastas. Se emplean pastas que tienen entre 35% y 90% de alúmina.

fara366c

Horno rotativo para calcinar arcillas.

La mayoría de las arcillas que se trabajan requieren de un proceso para poder incorporarse a la pasta. Hay un horno rotativo para calcinar arcillas. Algunos materiales reciben este tratamiento antes de incorporarse a las pastas.

Para preparar la pasta para los ladrillos, la arcilla pasa primero por una trituradora que rompe los trozos grandes y deja todo del tamaño de una nuez. De ahí pasa a un máquina moledora que lo acaba de pulverizar.

Los grandes contenedores de materias primas listas para su uso son incorporados mediante una máquina mezcladora que regula los porcentajes de material en cada pasta según la receta. Esta mezcladora tiene un tablero de control y se pueden observar las órdenes de cada una de las pastas preparándose. Esta máquina dosificadora y mezcladora es de origen alemán, de marca EIRICH.

A la mezcla se le añade agua en una mínima cantidad, la cual viaja en carritos hacia la zona de prensas hidráulicas.

En la zona de moldes y prensas se da forma a los ladrillos, y estos se van cargando directamente en los vagones, que se conducen por un camino de rieles hacia el horno de túnel.

Es importante notar que la cantidad de aplicaciones para las que se producen materiales en FARA requiere de un gran número de formas, recetas de pastas, temperatura de cocción etc. A algunas pastas se les añaden materias primas esponjosas para lograr ladrillo aislante. A otras pastas se les añaden material de terminación tomando en cuenta que una de las industrias que provee FARA en Argentina es la de las parrillas. Para la construcción de parrillas y asadores se le añaden a ciertos ladrillos materias que vitrifiquen, para obtener piezas más macizas.

fara527c

Material refractario listo para entregar.

El horno principal donde se cuecen los ladrillos que vienen cargados en vagones desde la zona de moldes y prensas mide 100 metros de largo. Es un horno de túnel con quemadores de un lado que carga y precalienta los ladrillos que entran por un lado y salen por el opuesto.

fara374c

Proceso de triturado y pulverizado.

El interior del horno tiene una capacidad de 52 vagones. Los quemadores funcionan con gas natural. Dependiendo de la carga, el tiempo y la temperatura que requiere, tienen un ciclo de quema entre 3 1/2 y 4 días, desde el ingreso al túnel hasta la salida.

Se queman ladrillos entre 1150 oC y 1200 oC. Para ladrillos de mayor alúmina entre 1400 oC y 1450 oC. Las placas de cordierita-mulita se queman entre 1310 y 1320 oC.

La temperatura dentro del horno se mide de tres maneras distintas. Esto es importante porque hay que notar que en cualquier momento se encuentran 52 vagones cargados de producción dentro del horno de túnel. En varios lugares en el recorrido hay termocuples insertados que dan lecturas de temperatura. Hay un pirómetro óptico también midiendo la temperatura y todos los vagones llevan conos pirométricos en la parte superior.

El horno de túnel se puede dividir en tres partes. En el primer tercio del horno se elimina el agua de las piezas mediante un largo proceso de precalentamiento y precalcinación. La temperatura en este tercio del horno alcanza entre 600 oC y 800 oC. Los vagones duran hora y 1/2 pasando por esta porción del horno.

En el segundo tercio las piezas pasan 1 1/2 días de cocción o calcinación. El último tercio es de 1/2 día y las piezas se enfrían a una velocidad adecuada.

Las piezas se revisan saliendo del horno y el material que pasa la selección se alista para entregar a los clientes.

El material que sale defectuoso se retritura y se vuelve a ocupar en la planta. En el caso de las placas refractarias, un 5% a 10% son rechazadas.

Además de los ladrillos y las placas, en la fábrica también se producen morteros refractarios. Para producirlos se trabaja con un horno para cemento. El hormigón refractario producido es de un alto contenido de alúmina, de entre 30% y 40%. Los cementos, plásticos y hormigones refractarios producidos se trabajan idealmente con 20% de agua.

fara517c

Salida del horno de túnel.

Para mantener una linea de productos de alta calidad, en FARA se lleva a cabo un riguroso proceso de control de calidad. Para esto se cuenta con un laboratorio de análisis y diagnóstico de materiales. Es importante hacer diagnóstico de las materias primas y los productos fabricados. En el laboratorio se aplican a las piezas pruebas de flexión, compresión y densidad. También se aplican análisis químicos para controlar impurezas. En términos de calidad, se trabaja a especificaciones de la fábrica y al cliente se le entrega un certificado de calidad.

El Sr. Miguel Angel Cirino explica que para él es un orgullo trabajar en la planta. Dice que “a pesar de que la fábrica emplea 50 personas, el trato de diario los hace relacionarse como en familia”. Son afortunados al contar con empleados de muchos años. Para la planta, lo primordial es seguir produciendo un producto de primera calidad en Argentina. También es importante notar el constante apoyo de FARA en los salones nacionales de cerámica y diversos encuentros de cerámica en el país.

 

 

ENLACES:

Página de internet de FARA (Fábrica Argentina de Refractarios y Afines).

http://fara.galinet.com.ar/


fara566c

Vagón cargado con ladrillos. Guías que miden la altura de la carga.

 

fara567c

Entrada al horno de túnel. Quemadores en la parte central del horno.

 

fara568c

Detalle del horno. Horno para fabricar cemento refractario.

 

fara569c

Zona de materias primas. Tablero de control de la dosificadora Eirich.

 

fara570c

Tableros de control de la dosificadora y mezcladora.

 

fara571c

Detalles de la fábrica de refractarios.

 

fara572c

Trabajadores operando las máquinas productoras de ladrillos.

 

fara574c

Prensa de ladrillos. Trabajador marcando detalles en el envase del producto.

 

fara575c

Laboratorio de control de calidad. Máquina de ensayo de compresión para material

de construcción. Mallas de diferentes medidas y muestras de materiales.

 

fara576c

Productos de FARA.

 

fara577c

Productos de FARA.

 

fara578c

Productos de FARA.

 

fara579c

Productos de FARA.

 

fara580c

Productos de FARA. Vista aérea de la planta de Pilar.

acatras
acatras1acatras